¿Qué Hacer Cuando Te Encuentras En Estreches o Dificultades?

que_hacer_cuando_experimentamos_tiempos_dificiles

 

¿Qué Hacer Cuando Te Encuentras En Estreches o Dificultades?

 

“Juntadme mis santos, los que hicieron conmigo pacto con sacrificio”  (Salmos 50:5)

Cuando en este mundo se te presenten momentos difíciles, momentos de necesidad. Es bueno recordar las cosas que pasaron los primeros cristianos, mira lo que dice la Biblia.

Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos. Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal”   (2 Corintios 4:7 -11)

Así es, esto es verdad, los primeros cristianos pasaron momentos difíciles por causa de la verdad, por causa de Cristo.

Cuando vengan momentos difíciles recuerda esas cosas, por amor es tu deber seguir adelante, por amor a Jesús no te desanimes si eres llamado a experimentar grandes dificultades en tu obra.

Mira lo que dice el apóstol Pablo.

“¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces. De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez; y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno?” (2 Corintios 11:23-29)

Así es, los primeros cristianos pasaron cosas difíciles, pero ellos continuaron anunciando el evangelio de Jesús, ellos continuaron predicando, ellos continuaron anunciando las palabras de Dios, ellos continuaron sirviendo a Dios.

 Cuando vengan tiempos difíciles para tu vida o tu familia.

 En estos momentos no te olvides de los sufrimientos de Jesús, tu Maestro, No olvides al Varón de dolores, cuando fue quebrantado por el sufrimiento.

Mira lo que dice la Biblia.

Jesús le dijo: Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza” (Mateo 8:20)

Así es, esto es verdad.

Cuando pases por momentos difíciles recuerda que Jesús no tenía donde reposar su cabeza. Así es, esto es verdad, también no te olvides de aquellas sienes santas, heridas por una corona de espinas.

No te olvides de aquel que llevando su propia cruz al Calvario, se desmayó bajo su peso, porque no solo era la carga de madera, sino también la pesada carga de los pecados del mundo, pesaba sobre él. No te olvides de los crueles clavos cuando atravesaron sus tiernas manos y pies, escucha su clamor de agonía:

Y a la hora novena Jesús clamó a gran voz, diciendo: Eloi, Eloi, ¿lama sabactani? que traducido es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Marcos 15:34).

Sin embargo muchas veces nos sentimos muy poco dispuestos a sufrir por Cristo, a sufrir el evangelio, a sufrir por su palabra.

 

Es necesario hacer sacrificios para Dios

 

Se deben hacer sacrificios para Dios; hay que negarse al yo por amor a la verdad.

 ¿Qué sucede cuando las Palabras de Dios se apoderan de una persona?

 “Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí”  (Isaías 6:8)

 Cuando las palabras de Dios se apoderan de una persona, enseguida preguntaran.

¿A dónde quiere Dios que esté?

¿Dónde puedo glorificarlo mejor, y dónde pueden ser de mayor beneficio nuestras labores unidas?”

Su voluntad estará absorbida por la voluntad de Dios.

Así es. Esto es verdad, así como Isaías estarán dispuestos a ir, y hacer lo que Dios dice…

Dios te siga bendiciendo…