!Es Un Bendición Disfrazada!

hospedaje

 

 

!Es Un Bendición

Disfrazada!

 

“No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles”. (Hebreos 13:2)

 

!Basta ya de exhibir

el egoísmo en tu vida!

 

Dios permite que entremos en contacto con personas necesitadas, para probarnos, y para que demostremos lo que hay en nuestros corazones.

 

 

 

 

Dios te pone en los lugares adecuados para que reveles tu fe, para que muestres ante los demás tus convicciones

 

 

Jesús se hizo pobre por nuestra causa y mediante su pobreza los seres humanos que lo aceptan como su salvador serán enriquecidos. Jesús hizo un sacrificio a fin de poder proveer hogares a los peregrinos y extranjeros de este mundo que buscan la patria celestial.

 

 

 

¿Será posible que los que han sido objetos de su gracia, que esperan ser herederos de la inmortalidad, rehúsen e incluso manifiesten mala voluntad cuando se les propone que compartan sus hogares con los necesitados?

 

 ¿Será posible que nosotros, que somos discípulos de Jesús, rehusemos permitir que los extraños traspongan nuestras puertas porque los tales no conocen a los que moran en nuestros hogares?

 

¿No tiene fuerza en nuestro tiempo, acaso, el precepto del apóstol: “No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella algunos, sin saberlo, hospedaron ángeles?” Hebreos 13:2.

 

 

Nuestro Padre celestial pone bendiciones disfrazadas en nuestra senda, pero algunos ni siquiera las tocan por temor de que éstas los aparten de sus placeres.

 

Los ángeles están esperando para ver si vamos a aprovechar las oportunidades que están a nuestro alcance a fin de hacer el bien; están esperando para ver si vamos a bendecir a los demás con el fin de bendecirnos a nosotros a su vez.

 

 

Son muchas las excusas que se presentan para brindar hospitalidad en los hogares. Tales como, ¡no tengo nada preparado; no he cocinado nada; deberían ir a otro lugar!” Y en ese otro lugar  se inventan otro tipo de excusas para no recibir a los que necesitan hospitalidad.

 

 

¿Qué hacer si tengo una visita inesperada y no tengo alimentos para darle?

 

Simplemente imite el ejemplo bíblico.

 

Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante?”. (Lucas 11:5,6)

 

Así es, basta ya de excusas y deja que Dios bendiga tu familia al brindar hospedaje a las personas que lo necesitan… simplemente son bendiciones disfrazadas.

 

Recuerda el caso de la viuda de Sarepta, ella compartió su pan con el profeta de Dios y Dios hizo un milagro para ella atreves del profeta Elías. Así es, un simple acto de brindar hospedaje a una persona necesitada dio como resultado que esta mujer recibiera sostén tanto para su vida como la de su hijo. Mis amigos esto mismo sucederá en nuestra vida, si estamos dispuestos a colaboran con Dios al brindarle hospedaje a las personas que lo necesitan.

 

Porque Jehová Dios de Israel ha dicho así: La harina de la tinaja no escaseará, ni el aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga llover sobre la faz de la tierra. Entonces ella fue e hizo como le dijo Elías; y comió él, y ella, y su casa, muchos días. Y la harina de la tinaja no escaseó, ni el aceite de la vasija menguó, conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías”. (1 Reyes 17:14-16)

 

Así es, esto es verdad. Dios envía bendiciones disfrazadas a nuestra familia, pero muchas veces el egoísmo se interpone como una barrera grande para que no seamos bendecidos por Dios…

 

Es necesario tomar el tiempo para meditar en este mensaje.

 

 

Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia“. (Isaías 58:8)

 

No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos“. (Gálatas 6:9)