¿Puedo Iniciar Melodías En El Cielo?

 

PERSONAS_CON_HAMBRE

 

 

¿Puedo Iniciar Melodías

En El Cielo?

 

 

“Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí”. (Mateo 25:35,36)

 

 

Es una de las tragedias más dramáticas en la vida de muchos cristianos. Casi siempre pasa lo mismo, cada vez que un hombre o una mujer de negocios que creen en las promesas de la biblia es bendecido por Dios, cada vez que son bendecidos, entonces su amor por Cristo y su pueblo comienza a disminuirse de forma alarmante al tal punto que no ven las necesidades de los pobres, ni sienten sus sufrimientos ni sus pesares. Estas personas que han sido bendecidas por Dios no se dan cuenta de que al descuidar a los pobres y a los que sufren están descuidando a Cristo, y que al aliviar las necesidades y los sufrimientos de los menos favorecidos, están sirviendo a Jesús.

 

Mira lo que dice la Biblia.

 

Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí“. (Mateo 25:35,36)

 

Así es, esto es verdad. Mis amigos debemos tener muy presente que cada vez que Dios nos bendice, él lo hace con un propósito especial, y su propósito es que sirvamos de canales para bendecir a otras personas más necesitadas, de esta forma estaremos sirviendo a nuestro amado Jesús.

 

 

Mis amigos los frutos que se manifiestan mediante las buenas obras, tales como la atención de los necesitados, los huérfanos y las viudas, son frutos genuinos que crearan melodías en los cielos. No descuides las oportunidades que Dios te brinda cada día, para que colabores con su causa, con sus planes de aliviar el sufrimiento del ser humano.

 

Mira lo que dice la Biblia referente a la religión que él le agrada.

 

La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo“. (Santiago 1:27)

 

Así es, esto es verdad. Hay una obra que tenemos que realizar, y es nuestro deber hacer todo lo posible por colaborar en esta humilde misión, la de ayudar a los más necesitados.

 

Nunca se te olvide estas tres cosas en tu ministerio, cada vez que visites a un huérfano, cada vez que alivies las necesidades de una viuda, estas sirviendo a Jesús.

 

Es mi deseo en este día, que Dios te ilumine a comprender la importancia de este mensaje.

 

 

 

Así es, mis queridos amigos, las palabras amables, los hechos generosos, de tierna consideración para con los más necesitados, los afligidos. Cuando la mano se abre a favor de estas personas, cuando se viste al desnudo, cuando se da la bienvenida al extranjero para que ocupe su lugar en la casa y en el corazón.

 

Mis amigos los ángeles se acercaran, y en el cielo se producen melodías por esos actos. Así es, todo acto de justicia, misericordia y bondad hacia produce en el cielo melodías. Dios te está observando cada día, él te pone a prueba cada vez que entras en contacto con personas menos favorecidas, simplemente, porque Dios desea bendecirte.

 

Dios tiene grandes cosas para ti, el desea bendecirte grandemente.

 

Mira lo que dice la Biblia.

 

Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve“. (Malaquías 3:17)

 

Así es, no descuides las oportunidades que tienes para mostrarle al mundo a quien perteneces, Dios te hará bendición cuando tus ojos miren por las necesidades de los más necesitados.

 

 

“Abre tu boca por el mudo en el juicio de todos los desvalidos”.

(Proverbios 31:8)