Es Difícil Reconocer Esto.

2013-06-28_1006

 

Es Difícil Reconocer Esto.

 

“El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano”.

(Lucas 18:11-12)

 

 

Uno de los peligros más comunes que enfrentan los cristianos es la autoficiencia cristiana o el orgullo. Este tipo de persona piensa de la siguiente manera: “Yo lo sé todo, así que tu no me tienes enseñar nada, ya que yo conozco todo lo que necesito saber de las sagradas escrituras”. Muchas personas no expresan esto abiertamente, pero su actitud los delata.

 

Mira lo dice la Biblia

 

El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano“. (Lucas 18:11-12)

 

Así es, esto es verdad. Este hombre estaba en el templo, orando supuestamente, este hombre no necesitaba de nada, según él, disfrutaba de la salvación de Dios, a la vista de sus ojos él era justo, él estaba en lo correcto, todas las personas estaban equivocadas, el no necesitaba de nada, ni siquiera del perdón de Dios, sin embargo su forma de hablar lo delata, nos muestra realmente lo que está pasando con su vida.

 

 

En su oración el presento lo que el suponía que debía ser lo correcto, sin embargo los conceptos de salvación que había aprendido no eran los correctos, y este hombre no era feliz, su vida era un fracaso espiritual, el aprendió a vivir con una máscara en su rostro, el aprendió a vivir con una doble vida, por un lado el  se presentaba como justo delante de los hombres y por otro lado en su vida íntima le daba rienda sueltas a todas sus emociones y placeres.

 

Así es, esto es verdad, este hombre no recibió la paz que tanto necesitaba. El regreso a su casa, a sus labores sin recibir la paz de Dios.

 

Mira lo que dice la Biblia.

 

 

Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido“. (Lucas 18:14)

 

Así es, este hombre no se fue en paz a su casa, la otra persona sin embargo fue perdona y recibió la paz de Dios en su alma. En otro momento estaremos conversando de esta otra persona que según las sagradas escrituras se le conoce como el publicano… Ahora sigamos conversando acerca de la autoficiencia o el orgullo en la vida cristiana.

 

Mira lo que dice la Biblia.

 

Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas“. (Apocalipsis 3:17,18)

 

Así es, esto es verdad, Jesús nos conoce perfectamente, él sabe lo que hay en nuestro corazón, él sabe que muchas veces sus hijos caen en la tentación de creerse superiores de los demás, de creerse que son grandes hombres y mujeres espirituales, y se olvidan quienes son en realidad, simples pecadores arrepentidos delante de Dios.

 

Mis amigos Dios nos conoce perfectamente. Él sabe que muchos cristianos piensan que son ricos espirituales, que no necesitan de nada, que todo lo saben, sin embargo a la vista de Dios están desnudos, pobres, ciegos  y miserables.

 

Así es, esto es verdad, Dios nos habla una y otra vez, y otra vez. Entonces si no escuchamos la voz de Dios, si no escuchamos el clamor del Espíritu Santo, entonces Dios nos prueba para conocer realmente lo que hay en nuestro corazón, y en muchas ocasiones esas pruebas son los instrumentos de Dios que nos llevan a los pies de Jesús a reconocer que nos somos nada, a reconocer que no tenemos la solución a nuestros problemas. Esas pruebas nos permiten acercarnos más a Dios.

 

Mira lo que dice la Biblia.

 

Porque he aquí yo mandaré y haré que la casa de Israel sea zarandeada entre todas las naciones, como se zarandea el grano en una criba, y no cae un granito en la tierra“. (Amós 9:9)

 

Así es Dios permite que sus hijos sean zarandeados, sean puesto a prueba cada vez que rehúsan escuchar la voz de Dios, cada vez que ignoran el llamado del Espíritu Santo que les suplica a buscar de Dios, que les suplica a hacer de Dios el centro de sus vidas.

 

Mis amigos es necesario tomar el tiempo para estudiar las sagradas escrituras, es necesario conocer más de Dios, más de sus palabras, deja de pensar que todo lo sabes, que no necesitas conocer más de la Biblia, más de sus mensajes para este tiempo.

 

Aquí, podrás encontrar Algunas SERIES DE ESTUDIOS DE LA BIBLIA GRATIS.

 

No dejes que el enemigo de Jesús te robe las bendiciones que Dios tiene reservadas para ti.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *