¿Qué Damos Cuando Se Lo Damos Todo?

¿qué damos cuando se lo damos todo

¿Qué Damos Cuando Se Lo Damos Todo?

 

“Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento”. (Isaías 64:6)

Es la gran lucha del ser humano… ir al encuentro de su Dios.

El ser humano a través de la historia ha mostrado miedo de al encuentro de su Dios, porque piensa que va a perder muchas cosas, sobre todo su libertad, su felicidad si hace la voluntad de Dios. Pero es todo lo contrario es la mejor decisión. Es el mejor cambio que podamos hacer en este mundo…

¿Qué damos cuando se lo damos todo?

La biblia nos dice:

“Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento”. (Isaías 64:6)

Así es, esto verdad… en el gran plan de salvación los seres humanos solo podemos presentar una cosa, no podemos hacer nada para salvarnos, solo podemos presentar nuestros pecados… no hay nada más que podamos hacer..

Eso es todo…

Así que deja de pensar que para ir a Jesús primero tienes que arreglar tu vida, y después vas a Jesús, ese no es el plan de salvación de Dios, tienes que ir a Jesús tal como estas, en pecado, en congojas, en aflicciones, en derrotas, en desesperación.

Mi amigo tienes que ir a Jesús tal y como estas…

Mira lo que dice la Biblia.

“Más el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador”. (Lucas18:13)

Así es, eso es todo lo que puedes ofrecer. Acércate a tu Dios y dile: “Dios, sé propicio a mí, pecador”.

“Dios, sé propicio a mí, que soy un ladrón”.

“Dios, sé propicio a mí, que soy un mentiroso”.

“Dios, sé propicio a mí, que tengo mal carácter”.

“Dios, sé propicio a mí, que estoy destruyendo mi cuerpo”.

“Dios, sé propicio a mí, que me gusta ver pornografía”.

“Dios, sé propicio a mí, que vivo en fornicación”.

“Dios, sé propicio a mí, que he cometido aborto”.

“Dios, sé propicio a mí, que estoy usando drogas”.

Yo no sé cuál es tu problema, pero tienes que ir a tu Dios y contarle todo lo que está pasando con tu vida.

No tengas miedo de hablar lo que sea.  Sabes allí en donde ocurre el milagro de transformación, cuando nos presentamos a Dios tal como somos, sin máscaras, sin ocultar nada. Es el mejor lugar en donde podemos llegar en nuestra vida. Al encuentro de tu Dios…

Mi amigo el Espíritu Santo es sumamente poderoso, para El nada es difícil no importa lo difícil y complicado que este vida, él puede hacer un milagro en tu vía, en este mismo momento…

Cuando vas a tu Dios tal como estas, con tus dudas, con tus incertidumbres, con tus sin sabores, con tus sufrimientos, El, en su amor te recibe con los brazos abierto.

Mira lo que dice la Biblia.

“Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó”. (Lucas 15:20)

Así es, Dios te abrazara y en su amor te transformara en un príncipe o en una princesa en su reino.

No dudes de buscarlo en este mismo momento.

Recuerda lo que dice la Biblia.

Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación”. (Hebreos 3:15)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *