14 – REVELACIONES DEL APOCALPSIS – FACIL DE COMPRENDER

14

 

 

¿Qué Significa

“La Hora De Su Juicio Ha Llegado”?

 

 

“El Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre” (Apocalipsis 3: 7) nos revela en el Apocalipsis que hay una hora del juicio (Apocalipsis 14:7).

 

 

En Apocalipsis 14 están los mensajes de los tres ángeles, el primero de los cuales anuncia la hora del juicio. Dejaremos para otro momento los mensajes segundo y tercero. . . Estos ángeles evidentemente son simbólicos, pues se les confió la tarea de predicar el evangelio eterno a las multitudes. Esa tarea no fue confiada por Dios a ángeles literales, sino a los seres humanos. Por lo tanto, debiera ser entendido como símbolo de un grupo de creyentes anunciadores de estos mensajes.

 

 

 

¿Cuándo ocurriría el juicio final? Los autores bíblicos hablaron de él como algo que no ocurriría en la época de ellos (Mateo 10: 15; 11: 21-24; Hechos 17: 31; 24: 25; Romanos 2: 16; 2 Corintios 5: 10; Santiago 2: 12; 2 Pedro 2:4; Judas 6). También debiéramos tener claro que cuando la Santa Biblia habla del juicio final, se refiere por lo menos a tres etapas o fases:

1) Juicio investigador, previo a la segunda venida de Cristo, el cual tiene que ver con los fieles.

2) Juicio, de comprobación, que será realizado por los santos en el cielo, durante el milenio y

3) Juicio ejecutivo, que será aplicado al fin del milenio sobre los impíos, Satanás y sus ángeles.

 

 

Un Ángel En Medio Del Cielo

 

 

1. ¿Cuál es el solemne mensaje proclamado por el ángel que tenía el evangelio eterno? Apocalipsis 14: 6, 7

Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas“. (Apocalipsis 14:6,7)

 

NOTA:

Este mensaje tiene que ver con dos cosas ligadas entre sí: una que ocurriría en el cielo y la otra en la tierra. El juicio del que se habla aquí ocurre en el santuario celestial, pues a su conclusión sale del templo de Dios un ángel con la hoz para segar (Apocalipsis 14:14-16). Este acontecimiento aparecía profetizado en la purificación del santuario. El otro suceso ocurriría en la tierra, donde habría que adorar a Dios en los términos del mandamiento que ordena respetar el sábado como día de reposo (Véase Éxodo 20: 8-11). La restauración de la adoración a Dios como Creador por medio del respeto del Santo Sábado sería proclamada cuando llegase la hora del Juicio.

 

Hay una profecía del Antiguo Testamento que habla de ambos acontecimientos y que señala cuándo será la hora del juicio. Un estudio de la purificación del Santuario del Antiguo Testamento nos permitirá comprender mejor la profecía del juicio investigador que ocurriría en el santuario celestial.

 

Juicio En El Santuario

 

 

En el estudio anterior vimos que en el Santuario terrenal se realizaban tres clases de ofrendas o sacrificios:

a) El continuo (Ejemplo: Éxodo 29: 38-42) que era para beneficio del pueblo, así como Cristo murió por todos (2 Corintios 5: 15, primera parte);

b) Ofrendas individuales diversas, pero cuando eran para remisión de pecados debían ser con derramamiento de sangre (Hebreos 9: 22; Ejemplo: Levítico 1: 2-4), símbolo de la aceptación personal de Cristo (Juan 3: 16).

c) El día de la expiación (Ejemplo: Levítico 16: 27-30, 34). También vimos que los sacrificios se agrupaban en dos servicios: a) Servicio diario realizado en el atrio y en el lugar santo cada día del año (Hebreos 9: 6) y b) Servicio anual, realizado en el lugar Santísimo sólo un día en el año, al cierre del año litúrgico (Hebreos 9: 7), en el día de la expiación, que era símbolo del juicio y de la erradicación del pecado.

 

 

2. ¿Cómo hacía el pecador del Antiguo Testamento para conseguir el perdón de sus pecados? Levítico 4: 27-30  

Si alguna persona del pueblo pecare por yerro, haciendo algo contra alguno de los mandamientos de Jehová en cosas que no se han de hacer, y delinquiere; luego que conociere su pecado que cometió, traerá por su ofrenda una cabra, una cabra sin defecto, por su pecado que cometió. Y pondrá su mano sobre la cabeza de la ofrenda de la expiación, y la degollará en el lugar del holocausto.  Luego con su dedo el sacerdote tomará de la sangre, y la pondrá sobre los cuernos del altar del holocausto, y derramará el resto de la sangre al pie del altar“. (Levítico 4:27-30)

 

a. Traía una ofrenda sin defecto (Nota: en otros versículos habla de otros animales, siempre sin defecto, símbolo de Cristo). 

b. Ponía su mano sobre la cabeza de la expiación y la ofrenda

(Nota: Símbolo de que nuestros pecados, transferidos sobre “el Cordero  de Dios”, causaron la muerte de Cristo.) 

c. El sacerdote ponía la sangre sobre los cuernos del altar. 

(Nota: Allí quedaban registrados como pecados perdonados.)

 

NOTA:

Esos ritos eran símbolos que no tenían valor por sí mismos. La sangre de Cristo, representada por la de los animales es la única que tiene poder redentor (Hebreos 9: 9-14 “Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto, ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas. Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.  Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?”).

 

 

 

3. ¿Qué evidencia bíblica nos permite entender que esos pecados perdonados quedaban registrados en el santuario, contaminándolo? Jeremías 17:1

El pecado de Judá escrito está con cincel de hierro y con punta de diamante; esculpido está en la tabla de su corazón, y en los cuernos de sus altares“. (Jeremías 17:1)

NOTA:

Cuando el sacerdote rociaba la sangre, simbólicamente el pecado era trasladado al Santuario. El pecador era perdonado de su maldad pero quedaba un sangriento registro en el santuario. Esa ceremonia ayuda a comprender por qué en el Apocalipsis y otras partes de la Santa Biblia, habla de los libros de registros en los cielos (Ejemplo Apocalipsis 3:5; 20: 12, 15; Malaquías 3: 16, 17; Hebreos 13: 12).

 

 

4. Después de la acumulación de los pecados de los penitentes durante un año, ¿qué se hacía el día de la expiación (10° día del 7° mes)? Levítico 16: 29-34

Y esto tendréis por estatuto perpetuo: En el mes séptimo, a los diez días del mes, afligiréis vuestras almas, y ninguna obra haréis, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros. Porque en este día se hará expiación por vosotros, y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová. Día de reposo es para vosotros, y afligiréis vuestras almas; es estatuto perpetuo. Hará la expiación el sacerdote que fuere ungido y consagrado para ser sacerdote en lugar de su padre; y se vestirá las vestiduras de lino, las vestiduras sagradas. Y hará la expiación por el santuario santo, y el tabernáculo de reunión; también hará expiación por el altar, por los sacerdotes y por todo el pueblo de la congregación. Y esto tendréis como estatuto perpetuo, para hacer expiación una vez al año por todos los pecados de Israel. Y Moisés lo hizo como Jehová le mandó“. (Levítico 16:29-34)

NOTA:

En Levítico 16: 1-28 se describen las ceremonias que se realizaban en el día en que el santuario era purificado. Con esta ceremonia era purificado el santuario del registro de los pecados, de los arrepentidos que confesaron su culpa: de los sacerdotes oficiantes, quienes comían la carne y por último el altar y el santuario donde la sangre era derramada y asperjada. La purificación del Santuario era realizada con la sangre del macho cabrío “por Jehová’ (Levítico 16:9, 15, 16, 18, 20, 21), símbolo de la sangre de Jesús (Hebreos 7:27, y 9:23-26).

 

 

 

5. ¿Qué sentencia que caía sobre aquellos que ese día no arreglaban sus vidas con Dios simboliza un juicio? Levítico 23: 27-29

A los diez días de este mes séptimo será el día de expiación; tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas, y ofreceréis ofrenda encendida a Jehová. Ningún trabajo haréis en este día; porque es día de expiación, para reconciliaros delante de Jehová vuestro Dios. Porque toda persona que no se afligiere en este mismo día, será cortada de su pueblo“. (Levítico 23:27-29)

NOTA:

Con esta ceremonia cerraban el año religioso, símbolo del fin de los tiempos El juicio del que habla aquí podría ser el que se refiere al Nuevo Testamento, por ejemplo en 1 Pedro 4: 17, donde habla del juicio de la casa de Dios en armonía con Levítico 16:34. Es el juicio investigador previo a la segunda venida de Cristo.

 

 

 

 

6. ¿Qué declaración del Nuevo Testamento demuestra que esa ceremonia era símbolo de un juicio investigador que habría de realizarse en el cielo? Hebreos 9: 23-28

Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos. Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios; y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado. Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan“. (Hebreos 9:23-28)

 

 

 

Juicio Investigador En El Cielo

(Primera Fase Del Juicio:

Previa  A La Segunda Venida)

 

 

 

7. ¿Qué se realizaría en el cielo justamente antes de venir Jesús? Daniel 7:9, 10, 11, 12

Estuve mirando hasta que fueron puestos tronos, y se sentó un Anciano de días, cuyo vestido era blanco como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana limpia; su trono llama de fuego, y las ruedas del mismo, fuego ardiente. Un río de fuego procedía y salía de delante de él; millares de millares le servían, y millones de millones asistían delante de él; el Juez se sentó, y los libros fueron abiertos. Yo entonces miraba a causa del sonido de las grandes palabras que hablaba el cuerno; miraba hasta que mataron a la bestia, y su cuerpo fue destrozado y entregado para ser quemado en el fuego. Habían también quitado a las otras bestias su dominio, pero les había sido prolongada la vida hasta cierto tiempo“. (Daniel 7:9-12)

 

NOTA:

Esta fase investigadora del juicio atañe al pueblo de Dios, comenzando por los primeros habitantes de la tierra hasta los que estamos vivos al venir al Señor, serán juzgadas las obras, sean buenas o malas (Eclesiastés 12:14) en base a la ley de Dios (Santiago 2:12) de acuerdo a lo que está registrado en los libros del cielo (Apocalipsis 20: 12). El acusador es Satanás (Apocalipsis 12:10; Zacarías 3:1, 2), Cristo, nuestro abogado que perdono todo. 

 

 

Aquel que lo aceptó como Salvador, borra el pecado de los registros del cielo. En 1 Juan 1:7, 9 dice que la sangre de Jesús perdona y limpia o purifica. El promete en Apocalipsis 3:5 no borrar del libro de la vida a los vencedores. Nótese que el juicio ocurre en el cielo (Daniel 7:13) en la época en que el profeta está impresionado por la obra que el anticristo está haciendo en la tierra (Daniel 7:8-10). Al final del juicio investigador estará decidida la suerte de todo ser viviente (Apocalipsis 22:11-12).

 

 

Segunda Fase Del Juicio:

Durante Los 1,000 Años

 

 

8. ¿Quiénes serán juzgados en la segunda fase del Juicio final? Apocalipsis 20:4-7, 11, 12,15

Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión“. (Apocalipsis 20:4-7)

“Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras”.(Apocalipsis 20:11,12)

 

“Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego“. (Apocalipsis 20:15)

 

NOTA:

Esta fase del juicio atañe “el que no se halló inscrito en el libro de la vida (Apocalipsis 20:15)” será realizado por el Señor junto con los redimidos durante el Milenio (Apocalipsis 20: 4; 1 Corintios 6: 2-3). Este juicio es para beneficio de los santos quienes glorificarán a Dios al comprobar la justicia de Dios expresada en sus juicios.

 

 

Tercera Fase Del Juicio:

Al Terminar Los 1,000 Años

 

 

9. ¿Cómo era ilustrada en el servicio del día de la expiación la erradicación final del pecado? Levítico 16:10, 20-22

 

Más el macho cabrío sobre el cual cayere la suerte por Azazel, lo presentará vivo delante de Jehová para hacer la reconciliación sobre él, para enviarlo a Azazel al desierto. Cuando hubiere acabado de expiar el santuario y el tabernáculo de reunión y el altar, hará traer el macho cabrío vivo; y pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto. Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir el macho cabrío por el desierto“. (Levítico 16:10,20-22)

 

NOTA:

Toda la expiación salvífica era cubierta por el macho cabrío “por Jehová”. Como dice Isaías 53: 6: “Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros” (Véase 1 Juan 2:12; 4:10). Ahora entra en escena el otro macho cabrío, por Azazel, el cual no es sacrificado. Este no salva a nadie, pues “sin derramamiento de sangre no se hace remisión” (Hebreos 9: 22). Este no tiene muerte sustitutoria, sino que representa al verdadero culpable del surgimiento del pecado que ya había sido perdonado y expiado por Cristo quien finalmente purifica el santuario, eliminando de él toda mancha: la mancha del pecado, la mancha de las calumnias contra el carácter de Dios. La mancha no puede quedar más sobre Cristo, porque la “segunda vez, sin relación con el pecado” será visto por los redimidos (Hebreos 9: 28). Ese macho cabrío de Azazel, abandonado a su propia suerte y destrucción representa a Satanás (primero en el Milenio y finalmente en su destrucción final), cuando toda mancha de rebelión y pecado será definitivamente extirpada.

 

 

 

10. ¿Cómo describe el Apocalipsis la manera como se cumplirá la última parte del juicio profetizado en el simbolismo del santuario? Apocalipsis 14:17-20; 20:11-15

Salió otro ángel del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguda. Y salió del altar otro ángel, que tenía poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenía la hoz aguda, diciendo: Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras. Y el ángel arrojó su hoz en la tierra, y vendimió la viña de la tierra, y echó las uvas en el gran lagar de la ira de Dios.  Y fue pisado el lagar fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre hasta los frenos de los caballos, por mil seiscientos estadios“. (Apocalipsis 14:17-20)

 

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego“. (Apocalipsis 20:11-15)

 

NOTA:

Esta es la fase ejecutiva del juicio. Así como en Apocalipsis 14:15, 16 al fin del juicio investigador salía del santuario el ángel con la orden de segar la mies (juntar a los fieles redimidos), en los versículos 17 al 20 sale del templo la orden de completar la purificación erradicando el pecado (y a los pecadores rebeldes) para siempre. Las uvas son lanzadas en el lagar de la ira de Dios, y el diablo y sus ángeles y sus adeptos son destruidos en el lago de fuego y azufre, que es la muerte segunda (20:14). La promesa es que el mal no se levantará nuevamente (Nahúm 1: 9; Apocalipsis 21:1-6).

 

 

Mi Decisión:

Siendo que mi nombre será considerado en el juicio final, le ruego a Jesús, mi abogado defensor, que me defienda y cubra con tos méritos de su sangre y que me ayude a ser fiel súbdito de su reino nuevo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *