8 – Dios Promete Bendecir A Los Que Obedecen Las Instrucciones Del Libro De Apocalipsis.

8

 

Dios Promete Bendecir A Los Que Obedecen Las Instrucciones Del Libro De Apocalipsis.

 

“¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro” (Apocalipsis 22:7)

 

LAS PROMESAS DEL APOCALIPSIS

En medio del drama angustiante del conflicto entre el bien y el mal, Dios revela el bálsamo de su misericordia a través de las decenas de promesas esparcidas en el Apocalipsis. Son promesas que expresan el amor, la providencia, la comprensión y el poder restaurador del Todopoderoso. Incluso algunas negativas revelan las facetas más tiernas de la gracia Divina. Muchas de las promesas están relacionadas con la segunda venida de Cristo, otras con la fidelidad, y muchas con la salvación y la vida eterna.

 

Como la profecía de las 7 iglesias abarca a la iglesia desde su fundación hasta la segunda venida de Cristo, las promesas hechas a cada una de esas siete etapas tienen un mensaje edificante para cada uno de nosotros.

TODAS LAS PROMESAS SON PARA LOS VENCEDORES

 

 

 

1. ¿Qué dará el Señor a los vencedores, cuando él venga? Apocalipsis 22:12

He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra”  (Apocalipsis 22:12)

Respuesta:

“He aquí yo………………………….. y  mi……………………….. conmigo, para ………………………… a cada uno según sea su obra”.

 

 

NOTA: Muchas de las promesas del Apocalipsis están relacionadas con la segunda venida de Cristo (por ejemplo:  (Apocalipsis 1: 7; 22: 7; 22: 20)   “He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él.  Sí, amén” 22:7 ¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro. El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús” (Apocalipsis 1:7; 22:7,20). Ese día el Señor destruirá a los que destruyan la tierra (Apocalipsis 11:18  “Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra” (Apocalipsis 11:18) y dará la vida eterna a sus fieles. 

 

 

 

 2. ¿Qué símbolo de vida eterna se le permitirá comer a los vencedores? Apocalipsis  2:7

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios” (Apocalipsis 2:7)

Respuesta:

 “…le daré a comer del……………… el cual está en medio del…………..”.

 

El que tiene las llaves de la muerte, que estuvo muerto pero vive por los siglos de los siglos (Apocalipsis 1: 18    “y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades” (Apocalipsis 1:18), que “abre y ninguno cierra” (3: 7    “Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre”  (Apocalipsis 3:7) promete restablecer la vida eterna perdida cuando entró el pecado. El árbol de la vida es mencionado 6 veces en la Biblia. Tres veces en Génesis y tres en el Apocalipsis. Para que el hombre no viviera eternamente como pecador, Dios no permitió que comiese de ese árbol (Génesis 3: 22-24    “Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre. Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida” (Génesis 3:22-24), pero ahora, redimido por la sangre de Cristo, se promete que los vencedores comerán de dicho árbol: recibirán la vida eterna. Por eso dice que ellos no sufrirán daño de la segunda muerte (Apocalipsis 2:11; 20: 6  “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años” (Apocalipsis 2:11; 20:6). El paraíso está en el tercer cielo del cual habla Pablo (2 Corintios 12:2,4  “Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. Que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar” (2 Corintios 12:2,4).Las promesas a los vencedores que aparecen al fin del mensaje a las restantes iglesias, también están relacionadas con la vida eterna (Apocalipsis 2: 10, 11, 17; 3: 5, 12, 21). En otro estudio veremos cómo serán las condiciones de vida en la eternidad.

 

 

 3. A pesar de ser el Todopoderoso ¿cómo revela Dios su comprensión y ternura? Apocalipsis 1: 17; 2: 24; 3: 10.

 

Respuesta :

 

Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último” (Apocalipsis 1:17)

“Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: ………………………; Yo soy el primero y el último”.

 

Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga” (Apocalipsis 2:24)

“Yo os digo: ………………… impondré……………………………………”.

 

 

 “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra” (Apocalipsis 3:10)

“Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también………………………………………

de la …………………………………”.

EL ENEMIGO A QUIEN DEBEMOS VENCER

 

 

 4. ¿Quién es nuestro adversario al cual debemos vencer? 1  Pedro 5:8, 9.

Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo” (1 Pedro 5:8,9)

Respuesta:

 “Vuestro adversario el……………………… al cual……………………….. firmes en la …………….”.

 

NOTA: En su rebelión contra Dios, Satanás trata de dañar y destruir todo lo que pertenece al Creador, incluyendo el mundo y sus criaturas.

 

 

 

5. ¿Qué conducta introdujo el diablo en la tierra a fin de destruirnos? 1 Juan 3:4,8, Isaías 24: 5, 6

 

Respuesta:

 

Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley” (1 Juan 3:4)

“El pecado es……………………………… de la ……………..………………………………

 

El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo”  (1 Juan 3:8)

 “El que practica el ……………………………. es del ……………………………..”.

 

 

Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto sempiterno. Por esta causa la maldición consumió la tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra, y disminuyeron los hombres” (Isaías 24:5,6)

“Porque traspasaron las leyes… Por esta causa la……………………………………… consumió la tierra”.

 

 

NOTA: El mismo apóstol S. Juan, que desenmascaró a Satanás, dice: “Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo” (1 Juan 3: 8). Nuestro Señor Jesús dijo que Él no vino a cambiar la ley (Mateo 5: 17   “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir” (Mateo 5:17); que nadie tiene ni tendrá autoridad para cambiar la ley (Mateo 5:18 “Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido” (Mateo 5:18); a pesar de que el anticristo intentaría hacerlo (Daniel 7: 25   “Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo”  (Daniel 7:25).Jesús demostró ante el universo que se puede guardar la Santa Ley de Dios y sus méritos, (si lo aceptamos) nos dan salvación (Romanos 5: 19; 10:11 “Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado” (Romanos 5:19; 10:11). Una vez redimido el creyente vive regido por la ética de Cristo. Por eso es que S. Pablo dice: “¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley” (Romanos 3: 31)   “¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley” (Romanos 3:31).

 

 

 6. ¿Qué dos características tiene el remanente fiel a quien Satanás odia y persigue? Apocalipsis 12:17.

Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis 12:17)

Respuesta:

 “. . .los que guardan  los…………………………… de   ………………. y tienen la ……………………….”.

 

NOTA: Satanás odia a Dios y a su santa Ley, expresión de su carácter. Por eso es que quienes viven según la carne (en cierta medida están reproduciendo la conducta de Satanás) “no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden” (Romanos 8: 7  “Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden” (Romanos 8:7). N. S Jesucristo dijo: ‘Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14: 15  “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:15). Al guardar los mandamientos demostramos nuestra identificación con Cristo. Esto explica el por qué Satanás ataca a ese remanente fiel que guarda sus mandamientos. Lo hace como una prolongación de la lucha que inició en el cielo contra Cristo (Apocalipsis 12: 7)  “Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles” (Apocalipsis 12:7). Pero es en la hora de la persecución cuando se torna más hermosa la promesa: “Se fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida” (Apocalipsis 2:10) “No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida”  (Apocalipsis 2:10).

COMO SE OBTIENE LA VICTORIA

 

 

7. Apocalipsis 1:5 dice que Jesús “nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre”. ¿Qué debemos hacer para que el Señor nos lave con su sangre? Hechos 2: 37, 38; Lucas 13: 3.

 

Respuesta:

 

Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:37,38)

 “Pedro les dijo: ………………………… y…………………………. cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para…………………………… de los………………………………”.

 

Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” (Lucas 13:3)

“…si no os ……………………………………………… todos pereceréis igualmente”

 

 

NOTA: Hasta las promesas de castigo del Apocalipsis, que alguno podría considerar negativas, revelan el amor de Dios que nos quiere conducir al arrepentimiento (Ej.: Apocalipsis 2: 5, 16; 3: 3)  “Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido. Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca. Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti” (Apocalipsis 2:5,16; 3:3)  . Las reprensiones y castigos prometidos por Dios tienen como objetivo corregir y curar; porque él nos ama (Apocalipsis 3:18, 19) “Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete” (Apocalipsis 3:18,19)  y sabe que sin arrepentimiento no puede haber perdón.

 

 

 

8. ¿Qué promesa nos demuestra que la salvación es gratuita y que se la recibe por la fe en Jesús? Apocalipsis 22:17; Romanos 3: 24-25.

 

Respuesta:

 

Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente” (Apocalipsis 22:17)

.. .y el que quiera ………………………… del agua de la vida…………………………………”.

 

siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados” (Romanos 3:24,25)

“Siendo justificados   …………………………. por su………………….., mediante la redención que es ……………………………”.

 

NOTA: La justicia de Cristo dada por gracia al creyente es representada en los símbolos del Apocalipsis por ropas o vestiduras blancas. Un ejemplo lo tenemos en Apocalipsis 7:9, 13, 14   “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero” (Apocalipsis 7:9,13,14) . Los que acompañan a Cristo están vestidos de ropas blancas los cuales “han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero” (Apocalipsis 7:14) “Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero” (Apocalipsis 7:14). Hay preciosas promesas de vida eterna para quienes lavan sus ropas en la sangre de Cristo (Apocalipsis 22:14; 3: 4, 5) “Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad. Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas. El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles” (Apocalipsis 22:14; 3:4,5) .

 

 

9. ¿Qué declaración inspirada por Dios demuestra que el arrepentimiento y la fe deben ir acompañados por un cambio de vida? Hechos 3:19.

 

Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio”  (Hechos 3:19)

 

Respuesta :

 “Así que ……………………..y ……….………….. para que sean borrados vuestros pecados”.

 

NOTA: La bondadosa paciencia de Dios tiene su límite. Si no hay conversión, tendrá que castigar (Ej.: Apocalipsis 2:21-23; 3:3. Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación. He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella. Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras. Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti” (Apocalipsis 2:21-23; 3:3) En Apocalipsis 9:20, 21   “Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar; y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos” (Apocalipsis 9:20,21) habla de gente que ni siquiera bajo las plagas descritas en la sexta trompeta se arrepintieron. En Apocalipsis 11: 18   “Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra” (Apocalipsis 11:18) dice que finalmente destruirá “a los que destruyen la tierra”. Lo peor será la muerte segunda (Apocalipsis 21: 8; 22: 15) “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. Más los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira” (Apocalipsis 21:8; 22:15)

 

 

10. ¿Qué promesas demuestran que nuestro Señor quiere que los redimidos sean fieles? Apocalipsis 2:10, 11.

No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte” (Apocalipsis 2:10,11)

 

Respuesta: “Se fiel……………………………………… y yo te daré la…………………………….de ……………………….

“El que venciere, no sufrirá daño de la………………………………………………………

 

NOTA: Esto armoniza perfectamente con lo que Jesús le dijo a aquel joven que profesaba creer en él: “Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos” (Mateo 19:17). Apocalipsis revela que el código moral que debe regir la conducta de los que fueron salvados por gracia es la ley de los 10 mandamientos. (Apocalipsis 14:12). “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (Apocalipsis 14:12)

Otra área de fidelidad de la cual habla el Apocalipsis es en relación con la Palabra de Dios “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro” (Apocalipsis 22:18,19)). Incluso tenemos dos promesas con bienaventuranzas al respecto, una en el primer capítulo del Apocalipsis “Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca”  (Apocalipsis 1:3) y otra en el último (“¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro” (Apocalipsis 22:7).

 

 

 

 MI DECISIÓN:

 

Creo en las promesas del Señor. Él dice “Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo” (Apocalipsis 21: 6 última parte, 7   “Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo” (Apocalipsis 21:6,7). Creo también en la enseñanza de Pedro, cuando escribió: “Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia” (“como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia” (1 Pedro 1:14)). Por eso decido aterrarme a todas las promesas de Dios y con su ayuda seré su hijo fiel y obediente.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *